TransHabana

TransHabana nos adentra en la cotidianidad de las personas travestis y transexuales en Cuba.

Ser una persona trans en Cuba supone ser una persona en peligro de exclusión social. El primer obstáculo con el que se encuentran es el rechazo de la familia, lo que las lleva a una salida prematura del sistema educativo, entrando en un círculo peligroso de marginalidad. Al abandonar el seno familiar  sin una formación adecuada se ven abocadas al ejercicio de la prostitución como único medio de subsistencia. Pero este no es el único problema al que se tienen que enfrentar las personas trans. La construcción de una nueva identidad de género es  todo un reto. Transitar de una identidad de género, en la que te han educado, a otra diferente, conlleva un proceso largo y tedioso, tanto de transformación física como psicológica. En la gran mayoría de casos,  la trans establecen relaciones de sumisión  con sus parejas masculinas, en las que intentan asumir el rol tradicional femenino, llevándolas en algunos casos a aceptar unos altos niveles de maltrato, psicológico y a veces incluso físico, para ser reconocidas como el miembro femenino de la relación.

El aumento de los casos de VIH dentro de la comunidad trans es otro de los problemas que aquejan a estas personas. Unas prácticas sexuales no seguras en el ejercicio de la prostitución, y unas relaciones de pareja complicadas dentro de una comunidad muy endogámica, fomentan el incremento de las enfermedades  de transmisión sexual.

TransHabana se enmarca dentro del proyecto audiovisual Sex and Revolution in Cuba.