Muxes

En el Itzmo de Tehuantepec,  al sur de México, y  en pleno corazón de la cultura zapoteca, se encuentran los “muxes,”  considerados como un tercer género dentro de la sociedad.

La identidad de género es una construcción social y cultural que se ha vinculado a la sexualidad generando el binomio género-sexo, conformándose como la fórmula hegemónica en la mayoría de culturas, sin  embargo, existen algunas  culturas donde se ha reformulado el concepto para adaptarlo a sus propias necesidades socio-culturales, como es el caso de los “muxes”  del Istmo de Tehuantepec. El concepto de identidad de género va mucho más allá de la orientación sexual de la persona, y está conformado por factores sociales y culturales.

Los “muxes” están integrados en la organización genérica de la comunidad y desarrollan funciones  socialmente reconocidas, tanto en la organización  socio-cultural como dentro de la familia. Existe una actitud peculiarmente permisiva  ante   la homosexualidad, el afeminamiento y el travestismo en esta parte del estado de Oaxaca. Algunas madres educan a uno de sus hijos varones en los roles tradicionales femeninos, para   que haga la función de hija soltera que mantiene y cuida de los progenitores en la vejez.

El “muxe” tiene un rol significativo en la construcción de la sexualidad masculina, ya que los  hombres jóvenes no tienen acceso a las mujeres, que suelen reservar su virginidad para el matrimonio, por lo que es habitual que un varón heterosexual se inicie en sus primeras relaciones sexuales con un “muxe”. Estás relaciones no están vistas como prácticas homosexuales, siempre que sea el hombre la parte activa de la relación.

El peso del universo femenino dentro de la cultura zapoteca y su fuerte identidad étnica legitima a los “muxes” y su figura dentro de la sociedad, sin embargo, el choque entre la tradición y la rápida modernidad que permeabiliza la sociedad del Itzmo, está dando lugar a la penetración de la marginalidad y la violencia,  fenómenos desconocidos hasta la fecha; poniendo en peligro el modelo tradicional.