Bye Bye Tarlabasi

Durante la primavera  de 2013 la ciudad de Estambul se vio envuelta  en unas  convulsas protestas, desencadenadas por los planes del gobierno de  Erdogan, para construir un nuevo complejo comercial en el céntrico Parque Taksim Gezi. La amenaza contra este pequeño parque  fue apenas la punta de un iceberg mayor; un proyecto megalomaníaco de urbanización y privatización de bienes comunes: bosques, recursos hidráulicos, espacios públicos y la demolición de barrios enteros.

Erdogan,  con su política neoliberal extrema en el ámbito de lo económico, ha hecho de la expansión urbanística una de las apuestas fuertes de su gobierno,  sometiendo tanto a Estambul, como a otras grandes ciudades del país, a un agresivo proceso de gentrificación. Numerosos barrios de Estambul, entre los que se encuentra el histórico y céntrico barrio de Tarlabasi ( compuesto hoy en día por un vecindario de kurdos, gitanos y una pequeña comunidad de subsaharianos ilegales), están afectados por los nuevos planes de desalojos forzosos y demoliciones implementados por el gobierno. Tarlabasi es una isla en medio del corazón comercial y cultural de la ciudad, y por eso, un espacio estratégico para conformar la futura  y nueva Estambul.  Este barrio va, irremediablemente, camino de convertirse  en un  apetecible distrito de lofts de oficinas y  viviendas de alta gama.