Olympic Favelas

Con miras a los próximos acontecimientos deportivos que se celebraran en  Río de Janeiro: el Mundial de fútbol de 2014 y las Olimpiadas de 2016, la ciudad se encuentra inmersa en un controvertido proceso de pacificación de sus favelas. El gobierno pretende expulsar a los narcotraficantes, amos y señores durante décadas de las favelas, e imponer la presencia policial a través de las UPP (Unidades de Policía Pacificadora). Un proceso que se encuentra plagado de luces y sombras. Aplaudido por unos, y criticado por otros, genera múltiples interrogantes sobre los beneficios reales que este proceso reportará a los moradores de estos barrios. Cuestiones como los métodos violentos utilizados por la policía militar contra los vecinos, la  fuerte especulación inmobiliaria que sufren las favelas más próximas a barrios de clase alta o céntricas,  la falta de proyectos que mejoren las infraestructuras,  y  la ausencia de  solucionases a los problemas reales de estos barrios, son algunas de las interrogantes que están en el aire. Sin mencionar, que curiosamente de todas las favelas pacificadas hasta la fecha, ninguna de ellas se encontraba en manos de las llamadas milicias. Formadas por policías y bomberos (algunos en activo) que funcionan como otro de los poderes paralelos, y que mediante extorsiones a los moradores de algunas favelas se erigen en  los verdaderos señores de estas.

Habrá que ver cómo quedan configurada  Río de Janeiro  y sus favelas , tras los esperados eventos deportivos.